miércoles, 25 de julio de 2012

Como la Nación venezolana detuvo la usurpación y el avance británico hacia el Orinoco II. Parte



 1896- 1962  Carta Corográfica de la Región Esequibo – Cuyuni  y Amacuro que señala el despliegue de la Comisaria General del Cuyuni y sus Afluentes y de la Comisaria General del Amacuro. Copia fiel de la de 1896 Colección Fundación La Guayana Esequiba

Como la Nación venezolana detuvo la usurpación y el avance británico hacia el Orinoco I. Parte
Martes, 17 de julio de 2012



Oscar José Márquez

El Dorado
A partir del 17 de Marzo de 1894, oficialmente se comienza a colocar en las diferentes comunicaciones el  nombre de “El  Dorado”, en remplazo de él “El Cuyuni”   como sitio de asiento de la Comisaria General del Cuyuni y sus Afluentes situada en la margen izquierda del Cuyuni.

Sub  Comisarias  de Acarabici  y del  Botanamo
El 04 de mayo de 1894 el General Domingo Sifontes,   mediante comunicación No  31,  al MRI le indica  la importancia de establecer  una  Sub Comisaria en Acarabici: “…del Acarabici, al señalar  puesto que juzgo de suma importancia… …”. una vez más procede a referir consideraciones reservadas y confidenciales.

Da cuenta de la expedición de efectivos militares, trabajadores y marinos a cargo  del Sub Comisario del Yuruán General Nicolás Mesa: “…de situarse en el punto que,  por sobre la boca del Botanamo, sea más conveniente para establecer la Sub comisaria del mismo nombre… señala a su vez que…la expedición estará el 8 en el punto indicado, dando principio a los trabajos que se le ordenaron ejecutar…”. Indica que el Coronel Silveira, Sub comisario del Botanamo,  trabaja en la apertura del camino que por tierra partiendo de Tumeremo, servirá para surtir de víveres a dicha estación cuando las grandes crecidas del Cuyuni hagan imposible hacerlo por agua. Como podemos de apreciar se habían tomado las precauciones para cualquier contingencia en esos remotos lugares inhóspitos.

En este orden de ideas procede a señalar el General Sifontes,   de que considera indispensable organizar ante que todo el Puesto   que servirá de apoyo al de Acarabici,  del cual quedara distante solo a cuatro días. Y que debido a las circunstancias se practicara una bajada de exploración por el río Acarabici. 

Concluye su comunicación que tan pronto como le sea posible se emprenderá la exploración del Alto Cuyuni: “…daré oportunamente cuenta, sometiendo a su consideración las indicaciones que el patriotismo me sugiera, después de las observaciones que sobre el terreno pueda hacer y los datos que adquiera de habitantes de esas comarcas… ….” Una vez más se hacen consideraciones de carácter confidencial y reservado.

Línea Telegráfica al Cuyuni…
Para el 12 de mayo el General Domingo Sifontes informó  al MRI, según comunicación No 35. Que: “…La línea telegráfica confiada a mi dirección está activada. Como dos mil postes de escogidas maderas y cortados en la buena estación, principian a pararse; y los materiales, alambre, aisladores, etc., etc., están en camino y distribuyéndose … …Esa línea podrá estar pronto lista hasta Tumeremo; pero aquí llegara tarde, pues para efecto, forzoso es abrir convenientemente las doce leguas de montaña que separan este punto de Súa-súa… …Aunque sin autorización bastante, he emprendido la apertura de esta vía, no limitándome solo a desechar las dificultades que hacia sus extremos existen, constituidos por dos grandes bajos, de dos y tres leguas de extensión, que rebalsan el Yuruari, el Yuruán y el Cuyuni, sino haciéndola integra. Sólo ha existido aquí una pica de pasar cargas, con dificultad, lo que hace imposible poner el hilo telegráfico en tales condiciones…”

Concluye Sifontes su comunicación  señalando: “...El camino emprendido es carretero, lleva nueve y diez varas de ancho y los arboles y raíces van cortadas a flor de tierra… ….Espero que una vía así, facilitando el tráfico, contribuirá al fomento de este lugar, bautizado con el nombre de El Dorado, por ser este nombre histórico…” nuevas consideraciones de carácter confidencial y reservado y concluye que “ …También está en fábrica la casa para la Estación Telegráfica de Tumeremo…”

Sub Comisaria de Chicanang
El 28 de mayo se procede a crear una nueva Sub Comisaria Nacional, situada en la margen izquierda del Cuyuni por debajo de la desembocadura del río Chicanang,   la cual se denominara Sub Comisaria Nacional del Chicanang, conformada al igual que las otras,  se nombra al Ciudadano Canuto Gordon, como Sub comisario y responsable de la misma.

Para el 16 de junio ya se había concluido la edificación de la Comisaria General del Cuyuni y sus Afluentes así como los diques de protección dejando un área despejada de quince mil metros cuadrados para otras construcciones. 

Incidencias venezolanas frente a la usurpación inglesa  y su objetivo,   de  avanzar hacia el Orinoco
Al crearse la  referida Comisaría Nacional del Cuyuni, y sus Afluentes,  para frenar el constante avance de la línea fronteriza por los británicos o ingleses.  Entre las instrucciones que se le habían dado al General  Domingo Sifontes,  se encontraba la siguiente: “…no permitir por ningún motivo la fijación de establecimientos ingleses, ni el ejercicio de ningún acto de autoridad por personas de aquella nacionalidad en ningún punto de la margen izquierda del Cuyuni. En cuanto a la Margen derecha, el Comisario y sus hombres no provocaran conflictos de ninguna naturaleza y tampoco iniciaran ninguna especie de trato con ellos…”.

Sin embargo a pesar de estas instrucciones y de la tolerancia hasta cierto punto de los diferentes  gobiernos a partir de 1885,   de dejar que  los ingleses  avanzaran a partir del Esequibo hacia el Orinoco, mientras se enfrentaban a ellos en el campo diplomático. Preservando seguramente así  la supervivencia de  la Nación venezolana. Pero ante la ignominia y  usurpación británica   el enfrentamiento, o  el choque entre venezolanos e ingleses  estaba latente subyacente era una cuestión de tiempo.

Es así que al pretender  los ingleses  a principios del segundo semestre de 1894, de ejecutar las instrucciones del Foreign Office,  sobre la nueva fase de su extrema aspiración   de continuar  seguramente  su usurpación hasta los Montes de Upata, o al mismo  Orinoco con su ocupación efectiva. Ocurren una serie de incidencias que culminaran con el incidente del Yuruán o del Cuyuni.  La  primera incidencia  ocurre al pretender  el Inspector de policía D.D. Barnes,   prohibirle al ciudadano venezolano Loreto Lira, propietario de un conuco en la orilla derecha del Cuyuni desde 1870. Sus trabajos de labranza bajo la amenaza eminente de remitirlo al Demerara bajo arresto. Ver en el croquis del Cuyuni Yuruán el conuco de Lira.

1894-1895 Plano Topográfico de la Estación venezolana del El Dorado. Como se puede observar en el plano de la época esta señalado el pequeño conuco de Loreto Lira  en la margen derecha del Cuyuni, así como el  de la Sra. Manuela Casaña  y las Estaciones de Policía  (Colección de la Fundación de la Guayana Esequiba)

Por lo que el humilde campesino acudió al Comandante de el Dorado (antiguo Cuyuni), General Domingo  A. Sifontes quien tenía sus propias ideas  frente al avance de los ingleses desde el Esequibo ya que  le había dicho   al Presidente Joaquín Crespo: “… los ingleses  se han apoderado de la margen derecho del  río porque se les ha abandonado. Si ésta no es  aceptada en derecho ¿por qué ha de serlo en el  hecho? Si pasamos a la margen derecha nadie puede impedirlo…”.

Como bien lo señala Enrique Bernardo Núñez, el General  Sifontes,  pensaba que todo se limitaría a una protesta y luego en vez de guerra la diplomacia entraría en acción y vendría el arbitraje. Si  por lo contrario los ingleses bombardeaban los puertos, como en estos abundaba el comercio  extranjero, todo concluiría en la intervención. Continua Enrique Bernardo Núñez: “…como se ve Sifontes tenía su diplomacia fundada en razones de pura lógica y en cierto modo pensaba y procedía en El Dorado como Ministro de Relaciones Exteriores. No vacilo en llevarla a la Práctica…”

Lo cierto de caso es que ante la pedimento de ayuda del labrador venezolano. El General Sifontes indudablemente que procedió a aprovechar esta oportunidad  al suministrarle hombres y abastecimientos para que continuase en posesión de su siembra en la margen derecha del Cuyuni.
Gráfico tomado de la obra de  Harding Richard Davis.  Three Gringos in Venezuela and Central Americacolección de la Fundación La Guayana Esequiba 

El 05 de julio los efectivos del puesto policial o Estación venezolano se dispusieron a celebrar  el día de la independencia.  Hicieron veintiuna detonaciones con dinamita y no contentos con izar la bandera venezolana en el Dorado, Sifontes  ordena a su vez izarla en la margen opuesta, en la  humilde  casa de Loreto Lira,  y en la de una indígena, dueña de otro conuco de nombre Manuela Casañas y vitorearon a la Republica y al General Joaquín Crespo. Procediendo a su vez  a quitar un aviso en idioma inglés con fecha de 1°de abril de 1893, fijado en un árbol, que decía licencia No 433, para cultivar    la tierra en aquel sitio  y concedida al Sr. Hugh Sprostosigu.

Como podemos apreciar para esa época entre el Cuyuni y el Esequibo era y es una inmensa selva, (hoy intervenida por infinidad de concesiones mineras y forestales). Sin vías de comunicación a excepción  de cómo señaláramos anterior mente de diez y seis picas  o  senderos, región está  habitada solo por indígenas y precisamente en un área en la que ya existían desde 1870.   Nueve  posesiones  con seis casas en la orilla  izquierda y tres  en la derecha.

Constituidas estas últimas, dos con sus respectivas labranzas, que fueron fundadas en 1870, por José Francisco y Loreto Lira Miguel Ángel González y Lorenzo Rivas.  Y la otra construida en 1890, por un súbdito británico llamado Mc Turk, frente a la desembocadura del Yuruán, y en la cual residían seis individuos de la misma nacionalidad, ocupados en los trabajos de un pequeño conuco, y, desde abril o mayo, bajo las ordenes del titulado Inspector Barnes.

Apreciamos que los ingleses una vez más habían actuado  de mala fe,  la primera potencia  del mundo  que según ellos  se  ufanaban de tener la primara Carta Magna de mundo,  que tenia miles de kilómetros de territorios coloniales en sus manos.  Habían montado toda una tramoya para  quitarles o despojar a dos humildes campesinos venezolanos   unos cuantos metros de sus labranzas.   Para incitar así seguramente a la violencia por parte de Venezuela y crear un incidente internacional   y poder ejecutar  una acción armada, de castigo bloqueando  o bombardeo a sus puertos.

Porque es inverosímil que la Gran Potencia de esa época  a través del Foreign Office, el Colonial Office y las autoridades coloniales del Demerara (Guayana Británica) hayan  concedido  la licencia No 433, de fecha 1°de abril de 1893 fijándola   a un árbol para cultivar    la tierra concedida   al Sr. Hugh Sprostosigu.   En medio de unos pobres y miserables conucos de campesinos venezolanos. Cuando tenían 159.500 Km2 de territorios a partir del oeste del  río Esequibo,  o entre el Esequibo y el Cuyuni y proceden a otorgar  esta licencia bajo su estrategia ejecución de la posesión efectiva  esto fue  simple y llanamente una provocación.  

Sin embargo el General Domingo Sifontes, había procedido con cautela  y sentido común de imponer su autoridad sin llegar a ejercer la violencia contra los ocho representantes de la corona inglesa. Que usurpaban la territorialidad venezolana en tan remotas e inhóspitas regiones del la desembocadura del Yuruán con el Cuyuni.   Los ingleses entendieron  que se habían  topado  y  dieron con el despliegue  venezolano a la margen izquierda del rio Cuyuni, con una población y con  personas decididas a enfrentarlos pertenecientes a   la Comisaría Nacional del Cuyuni, y sus Afluentes, con  las Subcomisarias, del Yuruán, Botanamo y Acarabici. Además con una población  que le era adversa. 

Contrario a lo que se suele señalar, criticar, condenar,   se logro detener el avance hacia Upata de los británicos o ingleses o al mismo Orinoco.  La Nación que representaba a la barbarie  detenía así el avance y las pretensiones  de  la primera potencia  mundial y naval de esa época, de  la pérfida Albión de la era victoriana impidiendo que  terminaran  de apoderarse de todos los territorios ubicados  entre el Esequibo y el Orinoco. 

En este mismo sentido desde el punto de vista de la administración de justicia en esos lejanos territorios el 02 de agosto el MRI,   procedió a  girar  instrucciones a las Comisarias Nacionales del Cuyuni y Amacuro en referencia a los juicios ordinarios en lo civil y criminal señalando que las causas iniciados por estas proseguirán en los Tribunales del Estado Bolívar. 

Se resolvió que  la justicia se administrara sumariamente en toda la jurisdicción, que comprendan las Comisarias Nacionales del Cuyuni y Amacuro por los respectivos Comisarios Generales, o por los Sub Comisarios, en sus correspondientes demarcaciones.  

Igualmente se dieron instrucciones  de acuerdo a la legislación vigente,  para los diferentes juicios civiles, mercantiles, juez de Paz. Para los hechos punibles se  “…procederán a la prevención limitándose a instruir el sumario,  y a la prisión o arresto  del indiciado de algún delito o del acusado de alguna falta que merezca  pena corporal, pasando luego en los casos criminales, todo lo actuado con el cuerpo del delito  y con el sumariado, si hubiere sido aprendido y dentro de los diez primeros días del procedimiento, al Juez de 1° Instancia en lo criminal,  de Ciudad Bolívar. Así como  otra serie de procedimientos. Quedaba así  sellada una línea de defensa policial, militar   y administración de Justicia.

El General Domingo Sifontes procedió  el 08 de agosto de ese año de 1894,  a informar al Gobierno nacional de las referidas incidencias  al señalar: “…la ocupación de la margen derecha del Cuyuni a fin de emprender labranzas, lo cual hará ostensible el propósito de establecerse de modo solido y sin vacilación alguna. Espero, concluye, las quejas o protestas de los  usurpadores que no tardaran en apercibirse de nuestros trabajos…”.

El 24 de agosto  de ese año de 1894 el General Sifontes, ordena ocupar el conuco de Manuela Casañas. El Inspector ingles D. D. Barnes, procede a protestar y Sifontes responde: “… que como empleado de la República tiene el deber de fomentar la población de sus dominios en la parte que se encuarta bajo su mando…”. Ver Plano Topográfico  del Cuyuni Yuruán.

El Inspector D. D. Barnes  procede   a protestar  señalando: “…que Manuela Casañas no pude vender su conuco sin permiso de las autoridades británicas…”  Sifontes le  responde   “…que manuela Casañas pude vender lo que pertenece…”.  En un supuesto negado que esto  fuese así era imposible que Manuela Casañas,   se dirigiera al Demerara río abajo por el Cuyuni en un viaje que duraba  semanas,  y además ella solo había conocido la autoridad venezolana en esas regiones desde niña.
En la fotografía de la época podemos observar de paisano al inspector D. D Barnes de paisano.  Gráfico:tomado de la obra de  Harding Richard Davis.  Three Gringos in Venezuela and Central America. colección de la Fundación La Guayana Esequiba 

El 12 de octubre el Inspector  ingles D.D.Barnes,  procede a quejarse ante el Comisario General del Cuyuni, que en una siembra de su propiedad.   Se habían   producido daños atribuyendo el vandalismo a soldados  venezolanos ya que desde la plaza  de “El Dorado”,  estos  le  seguían con la vista y se reían a carcajadas de la manera más insultantes  mientras jugaban. Ver Plano Topográfico del Cuyuni Yuruán. El Puesto Colonial aparece como casa de unos ingleses. 

Sifontes, procede a contestarle que ha realizado una investigación al respecto y que no ha podido determinar quiénes fueron los autores, que posiblemente haya sido algún indígena. En referencia a las risas prefiere creer en un error de Barnes, señalándole  “…y no que sin motivo alguno pudieran ser ellos los autores de este acto indecoroso y reprensible. De ser cierto   no lo habría dejado pasar sin la debida corrección, mucho más tratándose de  persona amiga y de las condiciones sociales de usted…”. El Inspector ingles se declara satisfecho ante esta explicación.

Al mismo tiempo el Inspector Barnes le solicita una entrevista al General Domingo Sifontes, la cual le es negada.   Posteriormente Barnes, le  explica que la entrevista era para averiguar la situación de  dos ciudadanos estadounidenses Stevens y Anderson que  fueron detenidos en el río Cuyuni, al oeste de la confluencia del Acarabici, por viajar sin licencia en aquella región. Y que ni uno ni otro Gobierno tenían derecho a detener a viajeros pacíficos, y le da las gracias a Sifontes por su intervención en el insulto que le habían hecho en su conuco.

Domingo  Sifontes le responde que: “…ninguna Nación consiente el trafico por vías no habilitadas de su territorio, sin el permiso de las autoridades respectivas. Los americanos fueron detenidos por contravenir una orden recibida de la Comisaria General…”.

Otras de las incidencias se producirá a mediados de octubre cuando por instrucciones de la colonia del Demerara,  nuevamente el referido  Inspector ingles Barnes,   paro  los trabajos de construcción  de una  casa y labranza, sobre la margen derecha, de un   joven de nacionalidad alemana de nombre Guillermo Faull, haciéndole retirar junto con sus peones, de la misma. Guillermo Full procede  a  quejarse  ante la Comisaria venezolana  y fue por está autorizado para llevar un número mayor de peones con sus respectivos machetes de trabajo.  Ante tal cantidad de personas  armadas de machetes el inspector británico Barnes,  opto  por  retirarse a su puesto, sin mayores inconvenientes.

A  la mañana siguiente la posesión de Guillermo Full,   fue ocupada nuevamente  por los agentes ingleses, esta vez  armados de rifles. Full una vez más procede a quejarse ante el Comisaria venezolana. Es  propio  General Domingo Sifontes quien relata los hechos: “…Un tanto molestado por tan inexplicable tenacidad y odiosa pretensión, ordene poner a las ordenes de Full  ocho hombres armados también, y a toda eventualidad. Lo mismo que el día anterior  los ingleses fueron desalojados, sin causarles daño  alguno, y a la vez fueron notificados de que no intentasen   la repetición de aquella instrucción…”.

A partir de esta acción de reafirmación de la soberanía nacional el General   Domingo Sifontes, procedió a dejar un piquete de siete policías (recordemos que era personal de la Fuerza Armada Nacional).  Con las instrucciones de vigilar estrechamente el río “…para impedir a todo trance el tráfico de contrabando, que antes se hacía de acuerdo con los mismos ingleses…”

Ante esta situación el inspector Barnes, procede  a protestar el 23 de octubre señalándole al Comisario General del Cuyuni Domingo  Sifontes que: “…por el desembarco de soldados venezolanos.  Que  tiene el deseo de preservar la paz entre las dos naciones. Por tanto tiempo como sea posible, no obstante que los hombres bajo su mando estaban  bien armados  no hizo ninguna resistencia, pero se halla en el caso de prevenirle que él (Sifontes) es ahora responsable por las muy serias consecuencias internacionales que deben resultar de semejante violación de territorio británico…”

El General Sifontes procede a contestarle al Inspector inglés señalándole que: “…En el uso del Derecho  de la República sobre un  territorio que indudablemente le pertenece, he concedido permiso al súbdito alemán Guillermo Full para hacer casa y labranza en esa margen derecha del Cuyuni, donde usted habita con gusto de todos los que comprendemos la conveniencia de poblar este suelo fértil y hospitalario…”.

Concluye Sifontes su repuesta que: “…Ningún derecho tiene la colonia de  Demerara sobre la parte del territorio legítimamente venezolano, puesta bajo mi mando; por consiguiente, rechazo la frase violación del territorio británico por usted empleada, pues en este caso, ya que usted se atribuye un carácter oficial que desconozco, los que han traspasado el Esequibo son los que han violado el territorio venezolano. Probablemente usted ni ignora eso…”   

Esta incidencia según lo reseñado por el General Domingo Sifontes: “…no altero mis buenas relaciones con Barnes, quien por su fino trato, se capto mi aprecio personal…”.

El 08 de noviembre de 1894  el  Ministerio de Relaciones Interiores, le ordena por telégrafo, hasta donde este funcione o este expedido, y de allí por postas,  al General Sifontes la urgencia de que el Sub Comisario del Acarabici “…disponga lo conveniente para que se proceda con toda preferencia a los trabajos de la pica mandada abrir desde dicha Estación hacia el Alto Amacuro,  comunicando esta orden al Comisionado  Especial, ciudadano César S. Urdaneta H, si actualmente está en esa Comisaria, para su debido conocimiento, y debiendo usted esperar nuevas instrucciones...”.

El 10 de noviembre el MRI, procede a exigirles  a los  Comisarios del Amacuro y del Cuyuni, la apertura de la referida pica debiéndose de hacerla al mismo tiempo a partir de ambas regiones para que se termine  lo más pronto posible. Se ordena el establecimiento  de nuevos “…puestos de policía, del Acarabici en el Cuyuni y del Guaunó en el Amacuro, con dotaciones que se  y situados de 20 en 20 kilómetros, y aumentando en 500 bolívares mensuales la asignación acordada para la construcción en cada una de las comisarias…”.

Como podemos de apreciar a pesar,  de la severa cris económica y financiera  que padecía la Venezuela de 1894  el Gobierno estaba decidido    a no dejar avanzar más a los ingleses sobre el territorio nacional,  no escatimo  las erogaciones que se debían de hacer para tal efecto.

El 12 de noviembre la Gran Bretaña procede a reclamarle a Venezuela a través de la Legación Imperial de Alemania en Caracas encargada a su vez de la protección de los intereses británicos en Venezuela,  quien a su vez  procede a comunicarle   al Ministro de Relaciones Exteriores  la presencia de efectivos venezolanos  en el rio Cuyuní expresando el deseo del Gobierno inglés de que : “…el oficial que manda las tropas venezolanas en el río Cuyuní recibirá la orden de prohibir a sus soldados que atraviesen el río, así como que cortasen arboles en su margen derecha…”.

Como podemos de apreciar la escalada iba en aumento tanto en las relaciones domesticas o de vecindad como en lo diplomático. Indudablemente que en  cualquier momento se produciría un enfrentamiento.

La Repuesta  venezolana no se hizo esperar   señalándole el 14 del referido mes y año el Ministro P. Ezequiel  Rojas:   que: “…que desde que Inglaterra determino, hace poco tiempo ocupar de hecho la porción de territorio en disputa, en la cual no se hallaba al principio comprendida la región del Cuyuní a la que se refiere…  …Así en 20 de febrero de 1887, en 15 de junio y 29 de octubre de 1888, en 16 de diciembre de 1889, en 1° de septiembre de 1890, en 30 de diciembre de 1891, y , finalmente, en 26 de agosto y 6 de octubre de 1893;  es decir, cada vez que una medida cualquiera de las autoridades coloniales apareció extendiendo el radio de la ocupación, con transgresión manifiesta del status quo convenido en 1850, Venezuela se opuso con la voz del derecho de un territorio que la Republica considera de su pertenencia , apoyada en documentos geográficos e históricos de incontestable valía, en autoridades de alto nombre, mucha de ellas inglesas, en tradiciones de localidad, dignas de respeto, y en hechos de jurisdicción de los comisarios o agentes de su Majestad Católica…”.

El 13 de noviembre el Inspector ingles Barnes,   procede a enviarle al encargado de la Comisaria del Cuyuni Capitán Andrés Avelino Domínguez, en vista que el  General Domingo Sifontes,  había  caído gravemente enfermo con   fuertes fiebres,  que lo obligaron a  separarse  de su cargo siendo trasladado en hamaca al Buen Retiro,  a unas veintitrés lenguas de El Dorado.

 Señalando Barnes, que hacía ya dos meses que  Manuela Casañas, había vendido su casa y conuco y que había dado un plazo al comprador  para sacar a los enceres   y en vista que  han pasado dos meses: “… por consiguiente pongo en conocimiento de usted que, los frutos que quedan, casa, etc., etc.…deben ser quitados de dicho conuco antes del 31 de diciembre de 1894. – En 1° de enero de 1985 tomare de hecho posesión del mencionado conuco y de todo cuanto el contenga, en nombre del Gobierno de la Guayana Británica; y no permitiré a nadie entrar en él sin mi permiso…”.

El 17 de noviembre se ordena aumentar el personal de la Sub Comisaria de Acarabici, y el 18 se ordena la instalación de una nueva Sub Comisaria Nacional, situada en la margen izquierda de dicho río, en un punto conveniente que se elija intermedio entre las Sub comisarias del Botanamo y del Acarabici, por encima o por debajo, según convenga del río Paraná, con el nombre por el momento de Sub Comisaria de Paraná,  destinada a servir de apoyo a la del Acarabici y de intermedio de comunicación con las del Botanamo y Cuyuni.  Bajo las mismas condiciones de las otras. Nombrando al General Matías Cañas encargado de la misma.

 A finales  de  noviembre el Ing. José Francisco Grillet, exploraba entre el Acarabici y  el Amacuro con el objeto de estudiar el terreno por donde debe de continuar la pica que unirá la Comisaria del Amacuro con la del Cuyuni.

Finaliza así el año de 1894 sin mayores incidencias, recordemos que El General Sifontes había izado el pabellón nacional en los conucos de  Loreto  Lira y Manuela Casañas y colocado ocho hombres armados en el de Guillermo Full. Ante una serie de rumores de planes revolucionarios el General Sifontes le había dejado instrucciones a su segundo en el mando Capitán Andrés Avelino Domínguez,  de que ante cualquier contingencia se retirarse a la margen izquierda,    pusiera a  la guarnición  a buen abrigo para evitar  cualquier sorpresa. Ver Plano Topográfico del Cuyuni Yuruán.

Al retirar el  Capitán Andrés Avelino Domínguez,  los efectivos a  finales de diciembre, por las festividades del nuevo año y por los rumores revolucionarios, procedió a dejar izada la Bandera Nacional. El 1 de enero de 1895 a las seis de la mañana el Inspector Barnes y sus hombres bajaron el Cuyuni y observaron  que el puesto había sido evacuado.

En la mañana del 2 volvieron a bajar por el río, y al ver que el referido puesto estaba desocupado mas no abandonado, procedieron a arriar el Pabellón venezolano e izaron la inglesa o  de la Unió Jack. Este acto de agravio a la Nación venezolana, fue realizado a la vista de los efectivos venezolanos que hacían ejercicios en la margen izquierda.

El Capitán Andrés Avelino Domínguez, sin pérdida de tiempo repaso el río, procedió a bajar a su vez el pabellón británico izando nuevamente la  bandera nacional. El Inspector D.D Barnes y el sub Inspector Baker y el resto de sus hombres fueron capturados y conducidos a la sede de la Comisaria General del Cuyuni y sus Afluentes.

Ver la versión del General Domingo A. Sifontes “CUYUNI”  

CUYUNI - El Incidente del  Cuyuni  o del Yuruán

Del 02 de enero de 1895, el apresamiento de ocho  ingleses por al arrear el pabellón nacional  de una estación policial

Continuara…
Como citar este artículo

How to cit this article
Márquez, Oscar J. Como la Nación venezolana detuvo la  usurpación  o avance británico  hacia el Orinoco    II. Parte,
Entrada del Miércoles 25  de  Julio de  2012, consultado el xx / xx/ 2012. URL:
http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2012/07/como-la-nacion-venezolana-detuvo-la_25.html


Bibliografía
Cabrera Sifontes, Horacio. El Abuelo (ensayo) vida y Ambiente del General Guayanés Domingo Antonio Sifontes. Caracas: Talleres gráficos de Ávila Arte, S.A. 1988, 297 Págs.

Curtis Eleroy Williams. Venezuela a lan where its Always´s Summer. New York: Haarper & Brother Publisher 1896. With Map 309 Pág.  

Diario el Tiempo No 629 del 22 de Abril de 1895 Cuyuni

Harding Richard Davis.  Three Gringos in Venezuela and Central America. New York: Herper & Brothers  1896, 300 Págs.  

Núñez Enrique Bernardo. Tres Momentos en la Controversia de límites de Guayana – El Incidente del Yuruán – Cleveland y la Doctrina Monroe. Caracas.  

Sifontes Domingo,   Antonio. El Incidente del Cuyuni. Ciudad Bolívar: Imprenta la Empresa. 1898
-------------------------.  Limites Guayaneses. Caracas. Tipografía  La Religión 1901.

Venezuela.  Historia Oficial de la Discusión entre Venezuela y la Gran Bretaña.
--------------------------------- Ministerio de relaciones Interiores Correspondencia
  


Temas Relacionados
Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento I. Parte viernes 27 de enero de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento II. Parte martes 28 de febrero de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento III. Parte miércoles 14 de marzo de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana
Esequiba al centenario de su fallecimiento IV. Parte lunes 26 de marzo de 2012,

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento V. Parte lunes 03 de Abril de 2012, 

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento VI. Parte lunes 12 de Abril de 2012, 

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento VII. Parte  martes 17 de abril de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento VIII. Parte martes 24 de abril de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento IX. Parte martes, 1 de mayo de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento X. Parte Miércoles, 9 de mayo de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento XI. Parte Martes, 22 de mayo de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento XII. Parte
Miércoles, 30 de mayo de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento XIII. Parte miércoles, 13 de junio de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento XIV. Parte jueves, 21 de junio de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba al centenario de su fallecimiento  XV. Parte sábado, 30 de junio de 2012

Eloy Alfaro y el Conflicto Anglo venezolano por la Guayana Esequiba XVI. Parte domingo, 8 de julio de 2012